Noticia publicada en www.elprogreso.es (01/04/02)

Trece mil botellas se pusieron a la venta en la Feira do Viño de Quiroga

Miles de personas se acercaron ayer a la villa de Quiroga para degustar los catorce caldos que los cosecheros del municipio sacaron a la calle con motivo de la XX Feira do Viño. Cerca de 13.000 botellas salieron del ferial llenas de vino tinto, en su mayor parte, aunque también fueron muchas las retiradas del apreciado blanco. Ayer fue la jornada de clausura y el momento de hacer las primeras valoraciones de una feria que abría el sábado a la tarde la delegada provincial de Familia, Ana Chao, y que poco después pregonaba el humorista Farruco, mientras que ayer la visitaba la conselleira de Familia, Manuela López Besteiro, y numerosos políticos entre miles de personas.

QUIROGA. XAVIER L. Q.

La XX Feira do Viño de Quiroga se cerró ayer a última hora de la tarde con gran presencia de público. Era la segunda jornada de una cita con los caldos quirogueses que comenzó el sábado y por la que miles de personas pasearon y probaron alguno de los vinos de los catorces cosecheros que abrieron sus casetas en la calle central de la villa.

Durante el día de ayer, a excepción del momento de las comidas, transitar por el centro de Quiroga era complicado. En la parte alta, la atención la llamaban los puestos del vino, que se alternaban con tenderetes de productos típicos como dulces de castaña, licores, miel y aceite, entre otros atractivos naturales.

El periplo antes de la hora de comer marcaba una parada delante de la casa consistorial para ver el grupo de autoridades, presidido por la conselleira de Familia, Manuela López Besteiro, y el alcalde, que salían camino de los puesto del vino acompañados por el! senador Fernando Carlos Rodríguez, alcaldes como el de Brollón y Bóveda, y miembros de la directiva del PP, entre ellos, José Manuel Barreiro, y el diputado autonómico Manuel Díaz.

La comitiva se paró en tres puestos, sorteados por la organización, mientras actuaba la banda de gaitas San Martiño delante de la casa consistorial.

Pasadas las casetas del vino, la feria se prolongaba hasta el final de la calle central con todo tipo de puestos de venta de artículos para la casa, ropas, atracciones, bares, pulperías, dulces, embutidos y un amplio surtido de aperos para almacenar vino, miel, sin dejar de lado los aperos.

La organización no sabía cómo agradecer las buenas condiciones climáticas que predominaron durante las dos jornadas de la feria y que motivaron la llegada a Quiroga de numeroso público.

En algunos casos, la feria sirvió para despedir las vacaciones de Semana Santa.


"Estamos en un ferial bandera en todos los sentidos"


Entre los veteranos cosecheros está Jesús Crespo Arias, que también forma parte de la organización. Es de Pacios de Modelo y ayer había que pedirle turno para conseguir su opinión. Nada más preguntarle y, tras secarse el sudor de la frente, espetó: "Bandera, bandera en todos los sentidos. No se puede pedir más".
"La gente bebe menos porque hay miedo a las multas"

En algunos puestos de la feria de Quiroga se resentían de las nuevas normas de tráfico. Entre los cosecheros que ayer aludían a un considerable descenso de las ventas para consumo en las casetas estaba Alfonso Núñez. "Hay miedo y no se bebe tanto como antes. Se nota que los jóvenes no consumen vino. A la tarde y a la noche se bebe más".